Datos personales

Mi foto
Buenos Aires, Argentina
Soy un “yo” alienado en” otros”. Una imagen externa, Ilusoria . Comediante engañosa… que no repara en ciertas “cosas”… Secuela del lenguaje, Un anclaje mi disfraz… En sueños, Tropiezos y libres asociaciones, amortiguo los tirones, rozando mis deseos, aplacando el síntoma neurótico de mi ojo izquierdo; creyendo que no recuerdo… Soy “yo”… lo íntimo a la vez que externo.. Si me busco frente al espejo, encuentro un arco iris de palabras que me naufragan … Voy en busca de la verdad que lucha con ansiedad. Perdiéndome en lo racional, desbordada por pensamientos compulsivos, que andan vivos, y por el guante de seda que en mi cabeza rueda_ acepto el desafío, a pesar del garfio, y de la melancolía.. que en mí desvaría.. Soy “puente y hundimiento”.. como bien diría Nietzsche.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

"Bella dama de la casa"


Señora.. si pudiera usted comprenderme sin demasiado esfuerzo. Permítame sincerarme, sin por ello regañarme.... es que yo señora, la observo a diario desde mi ventana empañada de soledad, y asimismo señora, con sana curiosidad.
Las notas de su voz en off, le fabrican una estatua a mi frontispicio, expulsa nicotina en forma de tos compulsiva, señora, no es usted un conjunto de circuitos lógicos al modo de un chip almacenable..
Concédame poder registrar, en el apunte de mis exilios, ese ataque repentino; ya no hay lugar para sus "extravagancias" dentro de su habitación cuadrilátera, cuyas paredes salpicadas con colillas de danzares de otros tiempos.
Señora.. usted acomoda los zapatos en fila, prolijamente, ninguno se roza entre sí, tampoco tocan las líneas de los cerámicos del piso, que por cierto, lucen muy bonito cuando usted los hace brillar. En breves segundos, usted los quita de un lugar, los lleva a otro y así hasta que finalmente decide guardar los zapatos en la heladera_que ya que la mencionamos, tiene un poco menos que nada_
Señora... quítese las máscaras de su actuación cotidiana, los canguros de su movimiento, el sabor amargo del café por la mañana.. yo la he visto masacrando sus encantos…..
Bella dama de la casa!!.. si usted soltara los mandatos empachados de posiciones yuxtapuestas, las cuales se organizan en un delicioso fiambre alemán, que usted misma prepara para los comensales que como siempre_llegan tarde_pasadas las diez.
Cinco maneras de sonreír apunté entre mis papeles, y en cambio usted, se empeña por lucir un gesto postizo. Va y viene de la cocina a la "sala de estar" de "otros", porque usted no se toma una tarde plácida en el sillón que tan bien le asienta a sus espaldas, leyendo un libro de Cortázar, o criticando el cine francés que tanto repudia.
Señora.. Limpieza profunda los sábados, luego la nostalgia dominguera y el lunes llega con una resaca, que usted oculta tras caretas..
Yo la espío señora y me pregunto .. cuál la magia de sus manos cuando corta, recorta, limpia, repasa, lustra, pule, prepara, repara, viste, desviste, acomoda, decora, y vuelve todo a nada y nada a todo, nadándose todo todos los días? .... ¡que la papa no respira .. y usted sí señora!.. ¡bella dama de la casa!.
Usted le saca chispas a las comidas.. pimienta, sal, azafrán, orégano, azúcar, almíbar de durazno, condimentos sobran en la ensalada, en cambio a veces la noto un tanto aletargada..
Paso de tortuga y pié de elefante.. quien duerme a su costado se pierde su quehacer de madrugada. Usted pone brillantinas en las paredes, las pinta, sonrie, baila. A veces caen gotas de sus ojos, las baldosas reflectan extraordinariamente su faz.. que no se mira en el espejo del baño porque voces escucha mientras se advierte en el reflejo que anda con hipo poniéndole sombrero a sus pensamientos..
Señora.. bella dama de la casa. La siento al alcance de mi lapicera, de mis registros, de la tinta introspectiva que comienza a destilar, de la letra que expira, desde mi soleada soledad, desde el empaño que hay en mi ventana.
De pestañas firmes en una clave de sol fuera de foco, a la vez que torcida.. Señora.. Suéltese las ganas que viene guardando. Su rostro luce sarampión. Sus senos se encuentran en litigio, un pimpollo es su fealdad.
Señora.. señora..
Espero me disculpe usted, bella dama de la casa, porque ahora mismo me iré del otro lado de la ventana, correré hacia su divague e interrumpiré su giro.. soy testigo de su huída, porque mientras por primera vez, se atreve a ojear los disparates tácitos en el torbellino de sus cabellos ocultos tras pañuelo gris, en ese.. su momento de luz verdadera.. ha dejado la hornalla encendida y el agua de la pava que hay sobre la misma acaba de consumirse.. Bella dama de la casa.. ¡que la papa no respira
.. y usted sí.. señora..
!

No hay comentarios: