Datos personales

Mi foto
Buenos Aires, Argentina
Soy un “yo” alienado en” otros”. Una imagen externa, Ilusoria . Comediante engañosa… que no repara en ciertas “cosas”… Secuela del lenguaje, Un anclaje mi disfraz… En sueños, Tropiezos y libres asociaciones, amortiguo los tirones, rozando mis deseos, aplacando el síntoma neurótico de mi ojo izquierdo; creyendo que no recuerdo… Soy “yo”… lo íntimo a la vez que externo.. Si me busco frente al espejo, encuentro un arco iris de palabras que me naufragan … Voy en busca de la verdad que lucha con ansiedad. Perdiéndome en lo racional, desbordada por pensamientos compulsivos, que andan vivos, y por el guante de seda que en mi cabeza rueda_ acepto el desafío, a pesar del garfio, y de la melancolía.. que en mí desvaría.. Soy “puente y hundimiento”.. como bien diría Nietzsche.

martes, 6 de abril de 2010

Airton, Sisí y el damasquero podrido_

Manifestación de catarsis en forma de tos compulsiva. Broncas suscitan bronquitis agudas. Jarabe tres veces al día, paracetamoles en la multitud de moles desbastadas por el terraplén que ha pasado por las alpargatas negras tan queridas por mis pies.. en sus suelas se han clavado “los gritos” de un nacimiento que fallece al mismo tiempo que comienza a respirar . Mínima llama de un fósforo encendido, un rostro de gesto cadavérico se ha plasmado en los azulejos de la cocina salpicados de aceite..
Un rotundo silencio entre tantas palabras contenidas, perdido el registro de tantas cosas vividas. Diván del día, víspera de novedad, resabio del pasado, un rayo devenido del pelaje del miedo. Un orujo en el tapujo de su ojo izquierdo.
El alquitrán acusa en tos catarrera que corre carrera/pareja con las gotas de lluvia que mojan una mano que envuelve cinco sueños suspendidos. Y la mano no se abre.. y el sueño engorda su traje_ sin lograr el estallido..
Se fue, se fue el artista. Se fue con sus pinceles. Una mujer de facciones vencidas, se lamenta frente a la pintura que ha terminado en una tarde y varias noches.
Su cabeza reposa sobre su mano derecha, sus ojos “destellan” silenciosos, han mutado hacia las cerdas del pincel. Felicidad del pincel sin artista, paisajes sin impresionistas. Se fue con sus pinceles, quedando su reflejo apagado, en un bloque de su memoria..
El inodoro pierde agua en una soledad que inunda. El espejo devuelve un gesto familiar, cabeza gacha, ojos tapados por las ojeras, las orejas no tienen rejas, pero hay muertes en su boca. Ella deja caer sus párpados y en breve segundo sucumbe el fecundo. Tuyo y mío este paisaje que denuncia una falta de coraje. Ya no se sacuden las ramas del sauce rozando el césped, en una caricia desprovista de severidades. Un bonsái ah quedado. Le han puesto pesas sostenidas en alambres que impiden su crecimiento. Igualmente luce muy bonito, a pesar del soporte en sus brazos. Entonces luce_ una belleza moribunda..
De sus ojos chispean aconteceres que aislados, donde no hay lugar para los cimientos que esperan en un terreno baldío, dentro de una casa derrumbada. Abandonada. Cotizada como un hada en las coordenadas de un tiempo que frisó.. marcas en su disfraz que se desviste.. sin revés en el desfile. Son la noche Ema y Lisa.. que lisa y llanamente.. se quedaron sin narices.
Con su dedo índice hacia el horizonte, el que no puede alcanzar porque no ve más allá.. de sus cinco en cada mano..
Pasiones se duermen en vagones de trenes que no salen. Se han podado las ramas del damasquero que permaneció podrido durante siete años. Lo han cortado como quien corta el pan con un cuchillo sin filo. Se fue también el damasquero.. con sus damas y sus queros, con sus agujeros. Entonces.. ya no mira hacia allá Sisí.. porque Airton se ha ido con sus maullidos. Con sus habilidades, sus ronquidos, con sus uñas rasguñando su querer_
Sisi sacude su tristeza nocturna. Lo busca_ como quien busca un tornillo minúsculo, en medio de un charco donde abunda el barro. Recorrió bares, y con sus uñas rasgó el dolor por las calles de la ciudad, con la mira hacia allá.. hacia Airton y el damasquero _que ya no están. Eterno amor divino.. el de Airton y Sisí..

8 comentarios:

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Querida amiga, eres formidable, me he paseado por tu casa y ya ves ¡me ha gustado! Si no te importa me quedo otro rato.
Besos

lidia dijo...

ES una belleza magistral,esta prosa,relato...no importa...bienvenida a la iluisión.no ha llegao el tiempo de publicarlo ni en bohemia autores,ni en poetas,ya va a llegar...la imagen aparecio ayer mientras caminaba,era muy fuerte...
gracias compañera
lidia-la escriba

Gaston Grenat dijo...

“Un rotundo silencio entre tantas palabras contenidas…”
“…con las gotas de lluvia que mojan una mano que envuelve cinco sueños suspendidos… y el sueño engorda su traje…”
“Tuyo y mío este paisaje que denuncia una falta de coraje.”
“Pasiones se duermen en vagones de trenes que no salen.”
“Sisi sacude su tristeza nocturna.”
“… hacia Airton y el damasquero _que ya no están.”

Me encanto Ornella!
Me gustaron tus pinceladas, tus idas y vueltas, tu intrincado relato.
Muy bueno.
Un abrazo grande!

P/D: Gracias por tus comentarios compañera! Son de un gran aliento. Gracias.

casper dijo...

Ornella

Con tiempos frisados…
Me gustó mucho tu relato, es un gusto visitar tu página.
Un beso

lidia dijo...

ornella el blog de gustavo es escatologico,recien llego del mismo...me alegra tanto que compartas,con todos, muchas gracias!
linda personita!
un abrazo
lidia-la escriba

Emiliano Pardavila dijo...

excelente... una prosa poetica fabulosa...
salud y buena suerte

lidia dijo...

he cometido el peor de los pecados,la equivocacion, solo por leer apresurada,califique pésimo a un escriba,gustavo,me paresía rara
una propuesta escatologica y hoy,mas ansiosa,que de costumbre,haciendo tiempo para ir al m{edico,leí con detenimiento,el blog abrelatas...
que pelotuda soy,y mas aun...
asi me merezco la angurria,y me llaman a psicoanalizarme...
solo queria decir que tambien por accion u omision,cometo varios errores en mi pobre vida!
lidia-la escriba

Alejandro dijo...

Me has deslumbrado. Una poesía en prosa, con un hilarante modo de relatar y dejarno sin palabras.

Saludos admirados.

Alejandro