Datos personales

Mi foto
Buenos Aires, Argentina
Soy un “yo” alienado en” otros”. Una imagen externa, Ilusoria . Comediante engañosa… que no repara en ciertas “cosas”… Secuela del lenguaje, Un anclaje mi disfraz… En sueños, Tropiezos y libres asociaciones, amortiguo los tirones, rozando mis deseos, aplacando el síntoma neurótico de mi ojo izquierdo; creyendo que no recuerdo… Soy “yo”… lo íntimo a la vez que externo.. Si me busco frente al espejo, encuentro un arco iris de palabras que me naufragan … Voy en busca de la verdad que lucha con ansiedad. Perdiéndome en lo racional, desbordada por pensamientos compulsivos, que andan vivos, y por el guante de seda que en mi cabeza rueda_ acepto el desafío, a pesar del garfio, y de la melancolía.. que en mí desvaría.. Soy “puente y hundimiento”.. como bien diría Nietzsche.

jueves, 14 de octubre de 2010

Tres minutos despues_

Tres minutos después
me entere que te reías..
y que de mi te escondías_
sin prestarme atención_
Te miro de reojo,
con doble anteojo,
frunzo mi nariz,
veloz_como la perdiz
pero a pie _buscando
el grano_
que aunque uno
no es en vano_


Tres minutos después,
no llega a tocar la puerta,
quien lo espera
se adelanta_
neblina por todos lados,
en la habitación,
en el baño,
en los ojos que se miran
recordándose la mancha
del pasado, del fantasma_
del niño que tiene asma,
maquetista del desorden,
pinceles sin cerdas,
pero él_pinta igual..




Tres minutos después,
le mira la paja
al ojo ajeno,
remueve el frasco
pequeño del veneno,
le alcanzan dos dedos
para dar rosca
a la tapa y seguir
revolviendo…


Tres minutos después,
se despierta,
bostezando dibujos
fragmentados _
de la requisa del sueño_
¿Quién el dueño?
quedan ceños de las copas,
del placer, de la ronda..
del después_


…cada uno
en su lugar
y el que no_
por prenda tendrá
que luchar
con dignidad..
sin rezar_
que en el cielo,
ya inventaron
el mercado_
paraísos pagos
de antemano_
cuantas manos
entran en el
vaticano_
cuantos niños
se vuelven
ancianos_

11 comentarios:

casper dijo...

Ornella
Las manos del Vaticano cosas del Ambrosiano?
ya te estaba extrañando por mi página
estoy de acuerdo contigo,pero vos entendes lo que digo.
no ha sido posible en los dias pasados entrar a tu blog.
Un beso

claudia dijo...

Ornella, de alto nivel tus versos:"los ojos que se miran recordándose la mancha del pasado" y los niños viejos, que nunca verán paraísos ni siquiera de antemano,porque no pueden pagarlos. Parece tan inocente a vista simple...Felicitaciones!!! hay varias capas de sentido, en tan pocos minutos.

lidia dijo...

está demas un elogio de mi parte...Claudia lo ha dicho todo...y respeto muchísimo sus apreciaciones!
no puedo apoyar el pie en el piso...dule como la p madre!
solo yo lo se
gracias,compañera

Alma Mateos Taborda dijo...

Genial poema con un contenido estupendo. ¡Qué deleite leerte! Un abrazo.

yolanda dijo...

me encanta....
Maquetista del desorden...

te invito a que participes en mi revista THE STOLEN POEM.
browse...

http://issuu.com/susanamartinez

me inspiras con este poema...
gracias, preciosa!!

love
yolanda

don vito dijo...

Hola, bello blogg, preciosas entradas, gracias por compartirlas, te encontré en un blogg común,si te gusta la poesía te invito al mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
muchas gracias, buena tarde,besos.

María dijo...

El ritmo y el ingenio hacen que tu poesía sea increíble.
Es fantástico leerte.
Un beso querida Ornella.

Prudencio Hernández Jr dijo...

Amiga..tienes el poder en tu poesia..dices cosas ..te la juegas..tus verdades apabullan..y tu forma de decirlas es especial..
Sos una creadora..y yo tu admirador..
Besotes desde el sur

don vito dijo...

Hola Ornella, un placer regresar a tus letras, aquí me quedo, no hay sitio mejor, pasa buena tarde, gracias,besos.

Pedro Aros Castro dijo...

Para entrar al paraíso, te sometes o pagas, bueno tres minutos no es nada, lo peor es estar engañados toda una vida, felicitaciones Compañerita
un abrazo fraterno
saludos Ornella

Emiliano Pardavila dijo...

amiga duenda hermoso poema militante...
que andes bien