Datos personales

Mi foto
Buenos Aires, Argentina
Soy un “yo” alienado en” otros”. Una imagen externa, Ilusoria . Comediante engañosa… que no repara en ciertas “cosas”… Secuela del lenguaje, Un anclaje mi disfraz… En sueños, Tropiezos y libres asociaciones, amortiguo los tirones, rozando mis deseos, aplacando el síntoma neurótico de mi ojo izquierdo; creyendo que no recuerdo… Soy “yo”… lo íntimo a la vez que externo.. Si me busco frente al espejo, encuentro un arco iris de palabras que me naufragan … Voy en busca de la verdad que lucha con ansiedad. Perdiéndome en lo racional, desbordada por pensamientos compulsivos, que andan vivos, y por el guante de seda que en mi cabeza rueda_ acepto el desafío, a pesar del garfio, y de la melancolía.. que en mí desvaría.. Soy “puente y hundimiento”.. como bien diría Nietzsche.

domingo, 10 de junio de 2012

No puedes culpar a un corazòn

No puedes culpar a un corazón que late,


en las noches de mis manos encerré proyectiles ,

días viles, senos con piel de naranja

…..y de amante!



No puedes culpar a un corazón que late_

amores de un día se quedan para siempre,

maldita vacilación!_ también siempre,

también siempre..

solo imagos detenidos

en hubo una vez un tiempo_

los versos no quieren besar corrugados,

busco palabras terminadas en idad,

que no sea una ida, dolerá si es partida…..



No puedes culpar a un corazón que late,

amores traen rumores extraños

de la fe de un corazón que_

deseando desea, olvidando lo deseado_

¿Qué hay con Ello?

atropello al pulso si me invitas

a saltar sobre el colchón,

pero recuerda que no puedes

culpar-me corazón!



Purpura noche me acompaña,

rojo y morado en la humorada

sostenida en la cortina, justo,

a punto de caer;

implacable calma

que no emigra del alma,

frágil corazón habituado/

habitado/ habitante _dolor



No puedes culpar a un corazón que late,

hiberno en el invierno, así resistiendo

la cripta residual, dualidad de una versión trial,

justicia! mal-dicha,

pero recuerda que no puedes

culpar-me corazón!



me sigue latiendo, lo sigo en su latido,

dolerá lo que se ha ido,

ningún sentir es benigno,

cinco estrofas me ha exigido

el internado que por latir

no puedes culpar_

pega donde no lastima,

des-habita el dolor

con o sin razón

no puedes culpar-me

corazón!







4 comentarios:

Diego Belfort Burton dijo...

Precioso!
No se puede culpar al corazón!

Lao dijo...

Desde luego que no se puede culpar al corazón por sus latidos. El solamente obedece nuestros sentimientos de amor. Lindísimo tu poema y particularísimo tu estilo. Vos si que sos auténticamente VOS. Bravo Ornella!

Sonia dijo...

"des-habita el dolor con o sin razón"
morada- corazón quién puede culparse del dolor, que se sostiene en un latido? Me dejé latir en tu poema y en su dolor. Besos Ornella

casino en venezuela dijo...

Te quieres Divertir? No esperes más ingresa aquí http://elcasinocaribe.com/get/a/2036399 Te ofrecemos más de 140 juegos Máquinas Tragamonedas, Bingo, Juegos de Mesas como; Póker, Black Jack, Ruleta, Dados, Baccarat. Entra Yá y Reclama tu BONO GRATIS DE BIENVENIDA de Bs 500 llama ya al 08001009212